Compartir

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, destacó hoy que la nueva Ley de fomento de la movilización de la tierra productiva de Galicia, en la que ya se está trabajando, abrirá nuevas oportunidades de futuro en el rural. Durante el acto conmemorativo del 50 aniversario de la cooperativa Feiraco, Feijóo explicó otras iniciativas destinadas a potenciar la actividad en las tierras, como la localización y movilización de fincas agrícolas en desuso mediante la inmediata potenciación de la Axencia Galega de Desarrollo Rural; y la creación de los polígonos agroforestales, una nueva figura que facilitará la agrupación de predios cuando exista un proyecto de inversión viable.

Asimismo, afirmó que también se agilizarán los procesos de concentración parcelaria para cumplir el compromiso de cerrar en 2020 todos los procesos abiertos a día de hoy, 112.000 hectáreas. Recordó, además, la puesta en marcha del Programa de impuestos cero en el rural, que facilita la compra de parcelas. A lo largo de su intervención, el responsable autonómico se refirió a las cifras que consolidan la estabilidad que se vive en el sector lácteo y que hacen que Galicia siga siendo líder nacional. Al respecto, precisó que entre agosto de 2017 y el mismo mes de 2018, la producción en la Comunidad creció un 2,6% y el incremento acumulado en los dos últimos años llegó a casi el 6%.

En relación al precio de la leche, subrayó que en el último año se mantuvo estable en los 30,3 céntimos por litro. Y, desde agosto de 2016 aumentaron hasta un 11% los precios, si bien, reconoció que la Xunta no se conforma. Los productores gallegos facturaron en 2017 algo más de 775 millones de euros, un 9% más que el ejercicio anterior. Y es alentadora también la incorporación de la juventud: entre 2016 y 2017 se incorporaron a la actividad agraria 1.084 jóvenes. En ese camino, recordó además que ya está cumplido casi la mitad del objetivo del Plan de desarrollo rural de Galicia, que prevé que hasta 2023 se puedan incorporar al rural 2.500 jóvenes.

Para seguir avanzando, Feijóo se refirió también a la línea de trabajo que se está llevando acabo en el impulso a la transformación y por la puesta en valor de la leche. Así, solo en este 2018, se acercaron más de 29 millones para la transformación de productos agroalimentarios. Hace falta destacar que una parte importante de estos fondos apoyarán iniciativas vinculadas al sector lácteo, ya que los proyectos del sector solicitaron que ayuda este año y movilizarán 64 millones de euros.

Por otra parte, el responsable autonómico destacó el acuerdo para la estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor del sector vacuno de leche propiciada por el Gobierno central y la Xunta, y firmado en 2015 con diferentes agentes del sector. Y como muestra de sus resultados, citó la reciente publicación en el BOE del decreto que regula la identificación del origen de la leche y el freno a la banalización de la leche como producto reclamo.

El presidente del Ejecutivo gallego abogó por trabajar juntos para seguir consiguiendo mejoras y trasladó la necesidad de que el Gobierno actual de España mantenga los compromisos adquiridos y defienda los intereses de los ganaderos. No en vano, recordó que el trabajo conjunto permitió un acuerdo entre la Xunta y las organizaciones Uniones Agrarias-UPA, ASAGA, AGACA y Clun para mostrar una posición conjunta ante la futura PAC de los principales agentes del sector.

Por último, destacó que, en los últimos cinco años, casi 800 explotaciones individuales pasaron a integrarse en sociedades. Destacó que hoy Clun es toda una realidad que agrupa Feiraco, Irmandiños y Melisanto, cuya magnitud se entiende mejor con cifras: 420 trabajadores, más de 3.500 socios y 160 millones de litros al año en producción de leche. Además, animó a los productores para que surjan nuevos proyectos con tanto potencial como este.

Feijóo aseveró que Galicia tiene un producto de calidad y ganas de ser mejores, resaltando que la experiencia de Feiraco demuestra que el rural ofrece oportunidades de prosperar; que la tradición no es incompatible con el progreso; y que no hay que salir de la Comunidad para encontrar empresas que son competitivas. «Tenemos un producto de calidad, tenemos experiencia y oportunidades de futuro», concluyó.

Publicidad