Compartir

El delegado territorial de Xunta, Ovidio Rodeiro, acompañado por el alcalde de Ordes, José Luis Martínez, visitaron este lunes la calle Alfonso Senra que fue humanizada desde el cruce de la calle Compostela hasta el cruce de la Ría Casabella, con una inversión de 398.000 euros de los cuales la Consellería de Medio Ambiente e Vivenda aportó 318.000 euros y el resto el ayuntamiento.

Se trata de una actuación que se inscribe dentro del Plan Hurbe. Las obras consistirán en la construcción de aceras en un tramo de la calle Alfonso Senra. Previamente se realizará la demolición del pavimento existente que se encuentra en un estado deficiente. Antes de la construcción de las aceras se contempla la canalización de servicios de saneamiento, aguas pluviales, abastecimiento de agua potable, red de baja tensión, comunicaciones, telefonía y lluminación pública.

La calle Alfonso Senra es la principal calle del ayuntamiento de Ordes. Se trata de una calle muy transitada no solo por los vecinos del ayuntamiento sino también por los visitantes, ya que se sitúa al margen de una carretera nacional (N-550 Coruña-Tui).

El delegado de la Xunta recordó que «la Xunta promueve y colabora en este tipo de actuaciones con el objetivo de rehabilitar, recuperar y conservar las equipaciones urbanas municipales, con el fin de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y del público en general».

Destacó que «uno de los principales objetivos del Plan Hurbe es contar con un programa de actuación que la Xunta impulsó en 2010 para dar respuesta a la necesidad de humanización de las villas de Galicia». Habida cuenta el modelo social de integración ciudadana, busca el acercamiento de los entramados urbanos a sus habitantes mediante la adecuación y creación de espacios públicos para las necesidades vigentes

En el período 2010-2018 se destinaron cerca de 40 millones del Plan Hurbe en toda la provincia para financiar un total de 35 actuaciones en una treintena de ayuntamientos; que en el conjunto de la Comunidad gallega se eleva a 124 millones de euros en 164 actuaciones.

Entre otros beneficios, el Plan Hurbe favorece la sostenibilidad futura compatibilizando el desarrollo económico y la agrupación en torno a los núcleos de población con criterios de ordenación territorial y habitabilidad, recupera espacios públicos que fueron perdiendo su carácter de áreas de interacción social por un inadecuado desarrollo urbanístico, y potencia la conservación de las equipaciones urbanas patrimonio histórico de nuestras villas.

Publicidad