Compartir
Publicidad

El delegado territorial de la Xunta de Galicia en A Coruña, Ovidio Rodeiro, acompañado por el alcalde Noia, Santiago Freire y varias concejales, supervisaron el final de las obras de la senda peatonal de Orro. Tras una primera fase se acometió una segunda actuación para dotar de senda peatonal a la zona de Orro.

El objetivo de esta senda peatonal fue a habilitar un paso seguro para los viandantes en el tramo de la carretera comarcal AC-550 entre la rotonda de Orro – que enlaza con la variante de Noia- y el cruce con la vía que conduce al Polígono de Augalevada. Esta segunda fase consistió en uno nuevo tramo de acera aprovechando unas obras de saneamiento. Esta segunda fase tuvo uno coste de más de 42.000 euros.

Completar la senda peatonal tuvo un coste total de 150.000 euros, de los que 100.000 fueron aportados por la Consellería de Infraestructuras e Vivenda y otros 50.000 por el ayuntamiento, quien ejecutó el muro necesario para la contención de la senda aprovechando que se estaba acometiendo una obra hidráulica en ese tramo. La nueva actuación, del departamento que dirige Ethel Vázquez, ve encaminada a garantizar la seguridad de los peatones.

En este sentido, Ovidio Rodeiro, destacó que «este tipo de actuaciones inciden directamente en la calidad de vida de los vecinos porque apuestan por la seguridad y por la integración en el paisaje de los itinerarios peatonales y dan la posibilidad de optar por una movilidad más saludable».

El itinerario peatonal de Noia está incluido en el Plan de Sendas de Galicia, que prevé la construcción de una red de sendas seguras, sostenibles e integradas en el paisaje. Para la ejecución de estas sendas, la Xunta de Galicia cuenta con el cofinanciamento de fondos europeos del programa operativo Feder Galicia 2014-2020

Publicidad