Compartir
Publicidad

Agentes del Servicio de Guardacostas de Galicia, dependiente de la Consellería do Mar, decomisaron ayer 200 kilos de erizo y una embarcación de recreo en la zona de Punta San Amade, en la ría de Ares. Además requisaron un traje de neopreno, una botella de oxígeno y unas aletas.

Toda la mercancía estaba sin identificar. Este operativo se enmarca en el conjunto de los controles que efectúa diariamente el Servicio de Guardacostas para evitar la extracción y comercialización ilegal de productos pesqueros y marisqueros.

Publicidad