Compartir
Publicidad

La Conselleira de Infraestructuras e Vivenda, Ethel Vázquez, destacó hoy que el avance en la ejecución de la variante de Aradas, en Santiago, permitirá adelantar su puesta en servicio al inicio del 2019, «una infraestructura estratégica que contribuirá a reforzar la competitividad del parque empresarial y que actuará de variante de toda la zona norte de la capital».

La titular de Infraestructuras del Gobierno gallego, junto con los representantes de la Asociación de Empresarios del Polígono del Tambre, quiso comprobar a pie de obra los progresos de la actuación, iniciada a finales del verano pasado, y en las que la consellería está invirtiendo más de 6.9 millones de euros.

Vázquez Mourelle destacó que a día de hoy está ejecutado el 30% de la obra, donde la parte más adelantada coincide con el movimiento de tierras, estando abierta ya toda la traza. Concretó que en este rato se está trabajando en la construcción de las tres estructuras. El paso inferior está prácticamente hecho, el viaducto del Sarela están con la ejecución de los estribos, y en la zona del paso superior se muestran ya los estribos, quedando pendiente el tablero.

Segundo recordó, el trazado de esta nueva vía, que tendrá una longitud de 1,6 kilómetros, comienza con una rotonda en el cruce de las carreteras de Santa Comba y de Trazo, donde se dotará de iluminación y sendas peatonal para facilitar los desplazamientos de los vecinos en una zona en la que existen viviendas próximas. Y continúa, siguió explicando, salvando el río Sarela, con la construcción de un viaducto de cerca de 120 metros de longitud, para ascender hasta pasar polo norte del núcleo de Vilares y alcanzando finalmente la cuota de la vía del Polígono del Tambre, en la intersección con las vías Marconi y Nobel, donde se emplazará una segunda rotonda.

Ethel Vázquez incidió en como esta nueva vía actuará de variante de toda la zona norte de Santiago, comunicando el Tambre con las carreteras a Santa Comba y Trazo, y canalizando los tráficos procedentes de los ayuntamientos próximos que se acerquen hasta esta zona industrial o hacia las vías ubicadas al este de la ciudad, como la AP-9. Una vez construida, señaló, la variante de Aradas aliviará el tráfico en las calles compostelanas, permitiendo que se retiren de Vite y de Vista Alegre cerca de 4.000 vehículos diarios, la mitad de ellos pesados.

La titular del departamento de Infraestructuras de la Xunta, refirió como esta actuación, que favorecerá la movilidad de los vehículos hacia el polígono del Tambre, se suma a la intervención prevista en el tránsito de los peregrinos, en el Camino Inglés, entre el Tambre y el cruce de Meixonfrío.

Intervención que, según recordó, trata de mejorar y embellecer el Camino Inglés a su paso por este parque empresarial, haciendo compatible la actividad industrial con una experiencia positiva del peregrino a su entrada en Compostela. Y en la que en estos ratos, recordó, se están ultimando los proyectos, de manera coordinada con el Ayuntamiento, para licitar las obras a mediados de este año, y que contarán con una inversión de la consellería próximo a los 1,6 millones de euros.

Publicidad