Éxito de público en exhibición de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire, en Noia

937
0
Compartir
Publicidad

Más de un millar de personas acudieron durante la mañana de hoy sábado al paseo marítimo de Noia para disfrutar de las distintas actividades programadas con motivo del ‘Salto Conmemorativo 850 Aniversario’, que culminó con una exhibición de paracaidismo a cargo de la Patrulla Acrobática de Paracaidismo del Ejército del Aire (PAPEA). Entre las 11:00 y las 14:00 horas, el paseo marítimo noiés fue un constante ir y venir de familias por los distintos stands y exhibiciones programadas en este evento organizado por el Escuadrón de Vigilancia Aérea número 10 (EVA 10), en colaboración con el ayuntamiento de Noia.

Aunque los distintos puestos y vehículos dispuestos en la explanada de Labarta estaban a disposición del público desde primera hora de la mañana, fue el aterrizaje del helicóptero de la Guardia Civil el que marcó tanto el inicio (a las 11:00 horas) como el final de la actividad (14:00 horas). Un despegue seguido a cientos de personas y que encantó a los más pequeños, debido a la fuerte corriente de aire que desplazaba el helicóptero y que obligó a agarrar la más de un niño y a perseguir algún que otro sombrero volador

Exposición

En la explanada de Labarta hubo una zona de exposición de las distintas entidades participantes en el evento: el Escuadrón de Vigilancia Aérea número 10 (EVA 10), el Tercio Norte de Infantería de Marina, Guardia Civil (tanto de Tráfico como Judicial), Policía Local de Noia, bomberos de Boiro, Protección Civil de Noia, Asociación de Voluntarios de Protección Civil de Noia y Cruz Roja de Noia.

El lugar estaba ocupado por docenas de vehículos: ambulancias, motos de Policía Local y Guardia Civil de Tráfico, embarcaciones de la Cruz Roja y del Ejército, vehículos de bomberos y protección civil… que hicieron las delicias de los más pequeños, y de alguno más mayorcito, que no dejaron de subir a ellos y de hacerse fotos. La Cruz Roja de Noia montó un hospital de campaña en la que los pequeños podían ver cómo se atienden a los enfermos y mismo simular ser ellos los enfermos y ver como funcionan los medidores de tensión y demás aparatos.

Por su parte, desde la AVPC de Noia realizaron un simulacro de reanimación con un desfibrilador de un motorista accidentado y repartieron trampas para capturar avispas velutinas, dentro de la campaña que está realizando el Ayuntamiento de Noia. Asimismo, en el puesto del EVA 10, además de los trajes de campaña y diverso material (camiones, tiendas y embarcación de salvamento) aprovecharon para recoger solicitudes para la jura de bandera de personal civil que tendrá lugar en Noia el próximo sábado 12 de mayo.

Hoy recogieron más de 30 solicitudes, que se unen a las otras 30 ya recogidas en el ayuntamiento de Noia, que seguirá recogiendo solucitudes durante la próxima semana. El único requisito para participar es tener la nacionalidad española, tener cumplidos los 18 años y no haber sido declarado incapaz por sentencia jurídica firme.

Exhibiciones

La primera de las exhibiciones corrió a cargo de los bomberos de Boiro, que hicieron un simulacro de excarcelación de un conductor en un Mercedes accidentado. Un simulacro tanto de rotura de ventanas, parabrisas, puerta y mismo corta de la carrocería del vehículo para mostrar las distintas formas de poder entrar según la posición en la que había estado el accidentado.

Tomó el relevo el Tercio Norte de Infantería de Marina, con una exhibición canina de 45 minutos en los que una docena de niños y niñas participaron en las distintas pruebas a las que se sometieron los animales. Los equipos cinológicos de la Infantería de Marina hicieron demostraciones de detección de estupefacientes colocados en maletas, vasos y mismo en alguno de los colaboradores. Los perros acertaron en todas las ocasiones, señalando el objetivo sentándose a su lado y a que, como explicaron desde el Tercio, es importante que el animal no toque el material, especialmente cuando se trata de explosivos.

Asimismo, aprovecharon para desterrar algunas leyendas urbanas sobre estos perros, como lo de que están drogados para así localizar la droga o que son criados a partir de unas razas especiales. Varios de los perros que participaron en la exhibición de Noia procedían de perreras y la detección es fruto de su entrenamiento, cuyo premio es el juguete que le entrega el entrenador cada vez que acierta.

Recepción oficial y saltos

El acto culminó con la exhibición de la PAPEA, que tuvo la suerte de contar con un clima excepcional, sin viento y con una jornada soleada, ya que las condiciones del viernes imposibilitarían el salto. A las 13:00 horas, un T-12 comenzó a sobrevolar el paseo marítimo. Tras lanzar una baliza para que los saltadores habían podido medir el viento, hicieron un primer salto de precisión, en los que uno de los saltadores llevaba una bandera conmemorativa del 850 aniversario de la villa.

Acto seguido, saltaron otros cuatro paracaidistas, que hicieron distintas acrobacias. La más espectacular y más aplaudida por el público fue la denominada ‘espejo’, cuando dos de ellos se pusieron uno arriba y el otro boca abajo. Una vez en tierra, el equipo fue saludado por las distintas autoridades presentes en el acto.

Un acto presidido por el alcalde de Noia, Santiago Freire Abeijón, y el comandante del EVA 10, Juan José Váquez Moreira. Asimismo, también asistieron el subdelegado del Gobierno en A Coruña, Jorge Atán; el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña, Francisco Javier Jambrina; el general de la Brigada Aerotransportada de Figueirido, Antonio Romero Losada; y el delegado del Ministerio de Defensa en Galicia, Juan Carlos Sancha Orduña.

También asistieron el senador José Luis Torres Colomer y los alcaldes de Porto do Son, Luis Oujo; Boiro, Juan José Dieste; Ribeira, Manuel Ruíz; y Outes, Beatriz Molinos; así como el teniente de alcaldesa de Lousame, Ramón Martínez, y concejales tanto del ayuntamiento de Noia como del resto de la comarca.

Publicidad