Feijóo visita la muestra ‘Fotos de los XXV años de la Declaración del Camino Francés en España’

203
0
Compartir
Publicidad

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó hoy que los más de 3,6 millones de peregrinos que desde 1993 hasta hoy llegaron a Santiago de Compostela no viajaron al pasado sino «a un futuro capaz de integrar épocas, culturas y vivencias». Asimismo, apeló a la responsabilidad de acrecentar el valor de un Camino que discurre por distintas rutas y transcurre por más de 100 ayuntamientos, con un programa de rehabilitación, restauración y valorización de los bienes de interés cultural afectados. «Y lo haremos, haciendo de esa nueva cita con la historia -el Xacobeo 2021-, un acontecimiento comunitario del cual todos los gallegos tenemos que formar parte», aseveró.

«Queremos proyectar aún con más fuerza tanto lo que Galicia es, como lo que Galicia representa», dijo, recordando que el éxito del Xacobeo, «el reconocimiento internacional que estamos celebrando en este acto», le deben mucho a la implicación de todo el país. «El peregrino es acogido por una tierra, una historia, una espiritualidad, pero sobre todo, por hombres y mujeres que recibieron de sus ancestros el regalo de la hospitalidad», sentenció.

Durante una visita a la muestra ‘Fotos de los XXV años de la Declaración del Camino Francés en España’, subrayó que Galicia tiene una presencia muy destacable en la selecta lista del Patrimonio Mundial, con la Muralla de Lugo, la torre de Hércules y los Caminos del Norte. Hace solamente dos semanas la Piedra Seca se incorporaba al Patrimonio Cultural de la Humanidad y, ahora mismo, están en marcha tres candidaturas: la Ribeira Sacra, las Cíes-Illas Atlánticas y O Ferrol de la Ilustración, además de la celebración en este 2018 del Año Europeo del Patrimonio Cultural.

A lo largo de su intervención, el responsable del Ejecutivo gallego incidió en que hace 25 años los gallegos dijimos que queríamos ser como somos, restaurando lo mejor de nuestra herencia para transformarla en algo atractivo para nosotros y para nuestros vecinos, «que es tanto como decir el mundo entero», afirmó.

Feijóo se refirió también a esta celebración como un doble homenaje a Galicia, como guardiana del primer europeísmo y de un primitivo sentimiento democrático. «El Camino de Santiago le da al pueblo un protagonismo único, hasta el punto de que podríamos ver en él un Parlamento Europeo itinerante en el que se forja un europeísmo natural y políglota», aseguró, a lo que añadió que, a diferencia de otros hitos que figuran en el catálogo elaborado por la Unesco, el Camino no es algo inerte sino un organismo vivo formado por todos los peregrinos que, caminando, lo hicieron.

Asimismo, sostuvo que este aniversario tiene en nuestros días un valor especial a esta altura del siglo XXI, donde tratan de levantarse muros donde hay caminos.

Ante esto, aseveró que quizás el peligro mayor consista en pensar que existen principios inamovibles e indiscutibles, como la democracia, la convivencia o la unidad, cuando es preciso «practicarlos, difundirlos, mejorarlos y mismo depurarlos de errores y comportamientos poco saludables». No en vano, los momentos más funestos de la historia fueron posibles por la concurrencia de la acción y de la inhibición: «La acción de los enemigos del entendimiento y la inhibición de todos los que creían que las virtudes sociales y políticas se defienden solas», abundó.

El presidente de la Xunta concluyó abogando por vigorizar y reforzar los caminos, porque «cuando son los caminos los que marcan la pauta, los pueblos se encuentran, se forman naciones solidarias y los estados se asocian».

Publicidad