Compartir
Publicidad

El delegado territorial de la Xunta de Galicia en A Coruña, Ovidio Rodeiro, acompañado por el alcalde de Frades, Roberto Rey, supervisó el final de las obras abastecimiento de agua a las parroquias fradesas de Moar y Añá, que tuvieron un coste 497.890 euros y que fueron financiadas por la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade.

Este proyecto, que tuvo un plazo de ejecución de ocho meses, permite dotar de agua potable a todas las viviendas de estas dos parroquias. Para esto, fue necesario el soterramiento de 21.385 metros de tubería de PVC de diverso diámetro, desde los 160 milímetros hasta los 63. La obra contó también con tres cruces en carreteras provinciales mediante perforaciones verticales.

En la visita, Ovidio Rodeiro destacó «o esforzo conxunto das administracións autonómica e local por dotar ao rural de servizos básicos como o abastecemento de auga potable, que redunda nunha maior calidade de vida do veciños e veciñas». El delegado territorial también recordó que esta actuación permite «garantir un maior control sanitario na auga de consumo humano, xa que ata o de agora as vivendas destas dúas parroquias fornecíanse con pozos e traídas particulares».

Este proyecto está enmarcado en el Plan de Abastecimiento de Galicia incluido en la Ley de Augas de Galicia, que tiene como objetivos garantizar el abastecimiento de agua potable a todos los núcleos de población superiores a 50 habitantes. Además, el plan también apuesta por planificar las infraestructuras de captación, regulación, transporte, tratamiento y distribución necesarias para garantizar el suministro mismo en períodos de sequía.

Publicidad