Compartir
Publicidad

Galicia viene de registrar su máximo histórico de Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil (AVPC), al conseguir las 233 entidades activas luego de la incorporación de los grupos de Campo Lameiro y Ribeira de Piquín. En total, suman cerca de 4.600 voluntarios y están distribuidas por las cuatro provincias, con 74 en A Coruña; 73 en Ourense; 43 en Lugo; y otras 43 en Pontevedra.

El sistema de Protección Civil echó andar en los años 90 como un primer nivel de intervención y atención a la población en aquellos lugares donde no existían servicios profesionales. A partir de ahí, se fue creando una amplia red de agrupaciones de voluntarios, que fue mejorando a lo largo de los años gracias a la dotación de material y a la formación de sus miembros.

Actualmente, con el reforzamiento del sistema de emergencias, las AVPC se centran especialmente en actividades de prevención, autoprotección, desarrollo de grandes eventos y apoyo a los cuerpos profesionales en la intervención directa. Su colaboración es inestimable, en tanto son muchas veces las primeras en llegar ante una situación de urgencia. De hecho, la Ley de Emergencias de Galicia contempla que el sistema estará integrado tanto por personal de carácter profesional como por voluntarios.

Con el objetivo de apoyar el trabajo que desarrollan, la Xunta puso en marcha durante los últimos años distintas líneas de colaboración. Así, entre otras medidas, la Administración autonómica subvenciona los gastos de funcionamiento y mantenimiento de las agrupaciones, tales cómo uniformes, alquiler de la base, pago de seguros…De hecho, este mismo mes de agosto se publicó la resolución de las ayudas para este año por un importe de 340.000 euros.

A esta convocatoria se suma la aportación de medios materiales de emergencias, a través de una línea de subvenciones en especie para la dotación de vehículos, remolques o equipos de excarcelación. Este año está previsto adquirir 15 vehículos todo terreno y 20 remolques de emergencia por importe de cerca de 870.000 euros. En total, la Xunta ejecutó desde 2015 más de 9 millones de euros para apoyar a las agrupaciones de Protección Civil, a través de un programa cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

A mayores de la dotación de equipación, la Academia Galega de Seguridad Pública (AGASP) ofrece formación a los voluntarios de Protección Civil, bien en su sede de A Estrada o descentralizada en las provincias. La formación permite mejorar las habilidades de los participantes para poder intervenir en distintos grados y de acuerdo con las necesidades en la atención a accidentes y emergencias. Así, se ofrecen cursos en materia de incendios, salvamento y rescate, busca de personas desaparecidas o incidentes en la circulación.

Publicidad