Compartir
Publicidad

Gran éxito de participación y ventas en la segunda edición de la II Feira Labrega de Brión, organizada por el Ayuntamiento de Brión y Daquí Darredor espacios colaborativos de transformación de elementos caseros, que hoy estuvo abierta hasta las 19:00 horas en la segunda y tercera planta del centro comercial Monte Balado. El alcalde de Brión, José Luís García, visitó esta mañana la veintena de puestos de artesanía y alimentación ecológica instalados, acompañado por Carme Freire y Dora Camino, dos de las promotoras del proyecto ‘Daquí Darredor’.

García aprovechó el periplo «para desexar a todos os artesáns unha boa xornada de vendas, aproveitar para facer algunhas compras porque a calidade dos produtos é extraordinaria, e tamén para convidalos a participar no proxecto colaborativo Transformando en Brión, que inauguramos onte mesmo e que é froito da colaboración do Concello de Brión, a Deputación da Coruña e do GDR Terras de Compostela».

De hecho, durante toda la mañana cientos de personas se acercaron hasta las instalaciones del centro de coworking brionés, donde no fueron pocos los que transmitieron su interés en sumarse a la iniciativa. «Estamos falando de poñer en valor os nosos alimentos e darnos conta que podemos consumilos a diario ou mesmo vendelos, porque son un produto de calidade e agora dispoñemos dunhas instalacións perfectamente equipadas para a súa transformación», explica Carme Hermida.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

La variedad de productos ofertados en los 21 puestos presentes es comparable a la variedad en su origen. Desde empanadas de Noia el roscón de Ames, de mermelada de pimiento de Herbón a pimentón de La Vera o frutas de Brión. Con ellos, quesos de todos los estilos (tradicionales, con nueces, de cabra…), ungüentos, joyas artesanos y varios puestos de juguetes tradicionales, que hicieron las delicias de los más pequeños, para los que también hubo cuentacuentos sobre alimentación responsable y talleres.

Paralelamente a la feria hubo también actividades programadas como la música, con los cantos de ciego de Francisco Romualdo por la mañana y las Pandereteiras de Brión y el alumnado de la Escola de Música Magariños por la tarde. Asimismo, durante la mañana hubo una cata de fruta de temporada muy concurrida, así como un taller de elaboración y degustación de conservas. Para la tarde queda una degustación de cocina con hortalizas frescas y en conserva, así como dos talleres para la chavalada, de batucada y de arqueología.

Publicidad