Gran éxito de participación en los tres eventos organizados por el ayuntamiento de Lousame

762
0
Compartir
Publicidad

Millares de personas llenaron durante este domingo el campo de la fiesta de San Roquiño, donde tuvo lugar a tercera edición del Encontro de Saberes e Sabores y la primera edición de la Festa da Froita de Lousame, que estuvieron precedidos por la cuarta edición de la ruta ‘Camiño do Mercado’. Tres eventos organizados por el ayuntamiento de Lousame en colaboración con + de 3 asociación, Uned Senior de Lousame y asociación deportiva y cultural Senda XXI.

La alcaldesa de Lousame, Teresa Villaverde, agradeció la colaboración de todas las personas y asociaciones que tomaron parte en la puesta en marcha de esta tercera edición del Encontro de Saberes e Sabores y de la primera edición de la Festa da Froita. «Lo que pretendemos es que no se pierdan las especies autóctonas. Queremos que puedan pasar a nuestros hijos y nietos, pues muchas se pierden con el tiempo. Yo misma encontré aquí dos que no recordaba pero que tenía mi abuelo en la huerta», indicó Villaverde País, quien señaló que «no es necesario ir a las especies foráneas, lo que tenemos aquí es lo mejor y tenemos el deber moral de conservarlo».

La alcaldesa apuntó que «en Lousame tenemos un campo fértil, que puede producir y a lo que económicamente se le puede sacar rendimiento. Sólo tenemos que descubrirlo y fomentar la economía de cercanías».

Diana a las 5:00

La actividad en el campo del San Roquiño llegó antes del amanecer, pues sobre las cinco de la madrugada comenzaron los trabajos de instalación de la carpa de la Festa da Froita y la colocación de los más de cincuenta puestos en los que productores ecológicos del entorno y productores locales pudieron ofrecer sus productos del campo o de artesanía.

De los primeros destacaron, por supuesto, las frutas, especialmente las manzanas. También había una gran cantidad de puestos de hortalizas, así como un vivero con especies autóctonas que fue de los puestos más activos durante toda la jornada. También llamaron mucho la atención los puestos de miel y cerveza, así como de los distintos dulces y empanadas tanto de productores locales como de municipios próximos, como las filloas de A Baña.

En el caso de la artesanía, en el San Roquiño se dieron cita cesteiras, palilleiras, oleiros, artistas del tallado en vidrio, sancosmeiros… A la vez que ellos había demostraciones en directo de hasta 16 artesan@s de la Comarca. Durante la mañana, la música corrió al cargo de la agrupación folclórica ‘O son do pote’ (Tállara), que participó tanto en la ruta de senderismo como en la propia fiesta. Por la tarde fue el turno para la Banda de Música de Lousame y el Mago Teto.

El ayuntamiento de Lousame puso a disposición de los visitantes unas mesas y sillas para poder almorzar en el campo de la fiesta, como así lo hicieron muchos de los asistentes, mientras otros optaron por un pulpeiro instalado en la zona. El Ayuntamiento habilitó una finca próxima como aparcamiento y tanto esta cómo ambas márgenes de la carretera de San Roquiño estuvieron llenas de vehículos.

Publicidad