Compartir
Publicidad

En cada equipo hay jugadores fundamentales a la hora de cumplir los objetivos marcados por su entidad. En esta tesitura se encuentra Iago Aspas en el club de sus amores. El delantero de Moaña ha crecido con el sentimiento celtiña en sus venas.

Después de unas fenomenales temporadas en el club vigués, las ofertas no tardaron en llegar procedentes de entidades de primer orden europeo. Después de mucho sopesarlo, Aspas se decidió por dar el salto a una escuadra histórica, donde muchos jugadores españoles habían destacado en épocas recientes, véase el caso de Fernando Torres o Xabi Alonso entre otros.

Este equipo no fue otro que el Liverpool, el club inglés más laureado a nivel continental. Sobre el papel la llegada del delantero gallego parecía una decisión acertada. El tiempo siempre da o quita la razón de las previsiones, y en este caso la realidad no fue como ni el delantero ni el club que acometió su fichaje esperaban.

Aspas no consiguió adaptarse en ningún momento a la ciudad, y su salida después de dos temporadas del conjunto “red” era casi una obligación para que la clase demostrada en el Real Club Celta de Vigo volviera a resurgir en un terreno de juego. La Península Ibérica fue el destino de Aspas en su regreso, apostando muy fuerte el Sevilla FC por su incorporación.

En el seno del club de Nervión había muchas expectativas de volver a ver al Iago Aspas que deslumbró en la liga española defendiendo la casaca viguesa. En la capital andaluza solo estuvo una temporada, en la que anotó diez goles. Aspas dejó detalles de calidad pero no encontró su juego ni continuidad en el mismo.

Fue entonces, allá por el año 2015, cuando el Celta de Vigo y Iago Aspas volvieron unir sus caminos. Después de varios años de tranquilidad deportiva y personal, el delantero ha conseguido superar la versión mostrada en su primera etapa en el club de sus amores.

Para prueba un botón. La temporada pasada con el equipo casi desahuciado, y sin poder contar con el de Moaña por sanción durante varias jornadas. Aspas se echó el equipo a sus espaldas en su regreso, consiguiendo el objetivo de la permanencia y abriéndose las puertas del combinado nacional de par en par a título personal. A nivel estadístico, tal y como destaca un análisis sobre los jugadores más importantes de cada liga, ningún jugador ha hecho una diferencia tan grande como el crack del Celta.

Actualmente, Iago Aspas es un asiduo en las convocatorias de La Roja, pese a que en la última llamada de Robert Fernández causó baja. El nivel que muestra el delantero le identifica como un bien necesario que España necesita en su plantilla, más si cabe con vistas puestas en la Eurocopa del año próximo.

La empresa no será fácil, y la selección deberá contar con todos los argumentos ofensivos en plenas condiciones para afrontar un torneo tan disputado. Sobre el papel, el combinado de Robert Fernández parte como una de las favoritas en las apuestas deportivas a la victoria final, aunque lejos del actual campeón del mundo, Francia, selección que comanda las apuestas de manera destacada.

Publicidad