La Cidade da Cultura incorpora un original mirador hacia la Catedral de Santiago

616
0
Compartir
Publicidad

El conselleiro de Cultura, Educación e Universidade, Román Rodríguez, se acercó al Bosque de Galicia, en la Cidade da Cultura, para visitar la intervención artística ‘Espellos’ realizada por el artista Manolo Paz con el objetivo de afianzar el vínculo de este complejo arquitectónico con la Ruta Xacobea y la ciudad de Santiago de Compostela. Durante su visita, Román Rodríguez, que estuvo acompañado del propio artista, incidió en el «importante papel que xoga a natureza» en el Gaiás al tiempo que puso en valor el trabajo que viene realizando la Xunta de Galicia para dinamizar los espacios verdes de la Cidade da Cultura. «Nesta ocasión, apostamos por crear sinerxias entre natureza e cultura coa colaboración de Manolo Paz, un dos artistas máis imaxinativos da escultura galega», destacó el conselleiro.

En esta línea, el titular de Cultura y Educación explicó que la intervención artística está compuesta por grandes cilindros de piedra que funcionan como una gran ventana de piedra «desde a que contemplar a capital galega desde unha perspectiva única». Así, apuntó que estas piezas artísticas procuran, por tanto, despertar el interés de esos caminantes con el objeto de que hagan una parada en el camino para visionar -antes de la meta anhelada que es la Catedral- la perspectiva original que de la misma se le ofrece desde esta cumbre, integrada en el entorno natural de la capital de Galicia.

Además de ofrecer una panorámica diferente sobre la capital gallega, estas piezas de 3,5 metros de alto por 3,8 de ancho y 12 toneladas de peso servirán también para estrechar aun más la conexión de la Cidade da Cultura con el Camino de Santiago, ya que la Vía de la Plata transcurre paralela al monte Gaiás, por el barrio compostelano de Sar.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

Conexión entre el Gaiás y el Camino

Precisamente, en sus explicaciones al conselleiro sobre estas piezas artísticas, Manolo Paz aclaró que el nombre de ‘Espellos’ proviene de esa imagen que todo caminante tiene en mente de la Catedral, como fin último de la peregrinación o del Camino, y que la ventana central de estas dos esculturas «lle permiten reflectir uns chanzos antes da chegada».

En esta conexión, el artista también precisó que la construcción en piedra -obtenida de la cantería compostelana de Lamas de Abade– remite ex profeso a los numerosos balados de los senderos interiores de las diferentes Rutas Xacobeas y como apostó por el doble arco -tan característico del románico y tan presente en el arte del Camino- para construir la apertura ocular interior desde la que se encuadra el visionado de la Catedral.

En esta argumentación simbólica, el artista también apeló finalmente a la cultura castreña, con tanto arraigo en Galicia, ya que en un juego de perspectiva los ‘Espellos’ remiten a los castros celtas, en este caso elevados en vertical, en vez de tendido en el suelo.

Publicidad