Compartir
Publicidad

El pleno de la Diputación de A Coruña dará mañana viernes 27 un paso adelante en la formalización del Parque Compostela Rupestre al aprobar el convenio por la que se establecen las bases de colaboración con los ayuntamientos de Ames, Brión, Santiago de Compostela, Teo y Val do Dubra.

El proyecto, constituido como Comunidad Intermunicipal, tendrá como objeto la gestión conjunta del parque ‘Compostela Rupestre’ con el fin de agrupar los medios personales y materiales y recursos económicos de las corporaciones participantes para gestionar de forma conjunta la promoción y puesta en valor del arte rupestre localizada en el territorio de los municipios implicados.

«El proyecto de Parque Compostela Rupestre forma parte del itinerario de la Diputación y se suma al proyecto del primer xeoparque en Ortegal y al Parque del Megalitismo de la Costa da Morte. En este caso se trata de conservar y promocionar el rico patrimonio rupestre de la comarca de Compostela, infelizmente, aun muy desconocido», explica el diputado Xosé Regueira, presidente de la Comisión de Cooperación, Planes Provinciales, Turismo y Patrimonio.

Desde el ámbito del Turismo y Patrimonio, Xosé Regueira apunta que el Val da Maía es «un territorio muy rico patrimonialmente que puede ser también rentable social y económicamente, lo que es uno de los objetivos de este proyecto participado por la Diputación y los ayuntamientos».

Con la constitución de la comunidad intermunicipal se pretende realizar actividades conjuntas relacionadas no sólo con la conservación y difusión del arte rupestre, sino también las relativas el paisaje y al medio ambiente, a la defensa y puesta en valor del patrimonio cultural, normalización lingüística y otras que se consideren de interés público local y necesarias para el idóneo desarrollo del proyecto.

Los cinco ayuntamientos habían aprobado ya con anterioridad la integración en el proyecto de parque arqueológico Compostela Rupestre que la Diputación de A Coruña dotará con 500.000 euros para su desarrollo.

El convenio tendrá vigencia de cuatro años prorrogables por otros tantos y la presidencia de la entidad comenzará por el ayuntamiento de mayor población, es decir, Santiago de Compostela.

Publicidad