Compartir
Publicidad

La Dirección General de Tráfico pone en marcha una nueva campaña de control del transporte escolar. En el marco de la misma, la Policía Local de Santiago de Compostela realizará inspecciones entre el 3 y el 7 de febrero, y su objetivo es revisar que se cumplan los requisitos obligatorios relativos al transporte de menores en edad escolar, como el uso del cinturón de seguridad, el acompañamiento de una persona adulta autorizada o la documentación actualizada del vehículo.

La campaña se centrará en tres puntos básicos. El primero es un control administrativo, revisando las autorizaciones y documentos que deben tener los vehículos de transporte escolar. El segundo punto es la verificación de las condiciones técnicas, además de los elementos de seguridad del transporte. Por último, se revisará toda la documentación obligatoria que debe llevar el conductor , como es el permiso de conducción reglamentario o el cumplimiento de los tiempos de la conducción y de descanso. Los controles se efectuarán en carreteras convencionales y vías urbanas.

Junto con los puntos citados, también se prestará especial atención al uso del cinturón de seguridad por parte de los menores. Además, se controlarán los momentos de subida y descenso del transporte escolar, por ser los momentos en que existe un mayor incidente de accidentes relativos a la seguridad de los escolares. Se evaluará igualmente la velocidad de los vehículos, pues en vías urbanas no deben pasar de los 50 km/h.

Junto a los controles de los vehículos escolares, la Policía Local también controlará los caminos pedestres que son utilizados como rutas escolares. La señalización idónea, la observación del tráfico por parte de los escolares y adultos que los acompañen y la observación de las normas que afectan a los peatones son esenciales para la seguridad del alumnado durante los trayectos de ida y vuelta desde los centros escolares.

Publicidad