Compartir

La conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, el director xeral de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias, José Balseiros, y el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, asistieron hoy a la XXXIX Festa da pataca de Coristanco. Allí destacaron la importancia de este producto singular del campo gallego y, en general, de toda la producción agroalimentaría de nuestra comunidad, como factores de desarrollo e impulso de las economías rurales. Destacaron también la relevancia de este evento festivo como elemento de promoción y de puesta en valor del tubérculo gallego.

Por eso, añadió el director xeral, uno de los ejes fundamentales de trabajo de la Consellería do Medio Rural es la defensa, fomento y promoción de la calidad de nuestros productos, en especial de los amparados por denominaciones de origen (DO) y por indicaciones geográficas protegidas (IXP). Tal es el caso –recordó José Balseiros– de la patata de Galicia, que cuenta con una IXP propia y precisamente el municipio de Coristanco forma parte del territorio amparado por esta indicación, destacó el director xeral.

Medio Rural patrocina esta celebración, que se desarrolla desde el pasado viernes, con una aportación de 12.000 euros. El programa de actos de esta edición incluyó jornadas técnicas, exposición de maquinaria, taller de cocina, degustaciones, actuaciones musicales, juegos populares y el tradicional desfile de tractores engalanados, la gran referencia de esta fiesta.

IXP Patata de Galicia

Precisamente la comarca de Bergantiños (A Coruña) formada por los términos municipales de Carballo, Coristanco, A Laracha, Malpica y Ponteceso. es una de las subzonas de producción de la Indicación Xeográfica Protexida Pataca de Galicia, junto con las de Terra Chá-A Mariña, (Lugo) formada por la totalidad de los términos municipales de Abadín, Alfoz, Barreiros, Cospeito, Foz, Lourenzá, Mondoñedo, Ribadeo, Trabada, Valadouro, Vilalba y Xermade.

La subzona de Lemos (Lugo) constituida por los términos municipales de Monforte de Lemos, Pantón y Saviñao. Y la de A Limia en la de Ourense compuesta por la totalidad de los términos municipales de Baltar, Os Blancos, Calvos de Randín, Castrelo do Val, Cualedro, Laza, Monterrei, Oímbra, Porqueira, Rairíz de Veiga, Sandiás, Sarreaus, Trasmiras, Verín, Vilar de Santos y Xinzo de Limia; y las parroquias de Coedo y Torneiros, del municipio de Allariz; las de Bóveda, Padreda, Seiró y Vilar de Barrio, pertenecientes al ayuntamiento de Vilar de Barrio; y las de A Abeleda, Bobadela a Pinta, A Graña y Sobradelo, del municipio de Xunqueira de Ambía.

Un sello de calidad que el pasado año facturó casi 6 millones de euros al producir algo más de 5.900 toneladas de patata certificada. Una cantidad fruto del trabajo de 74 productores inscritos que cuentan con casi 300 hectáreas de superficie de producción.

Publicidad