Compartir
Publicidad

El delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Ovidio Rodeiro, visitó esta mañana el ayuntamiento de Laxe para supervisar las obras de conservación de la carretera AC-429 a su paso por el ayuntamiento de Laxe que finalizarán en los próximos días. La inversión, ejecutado por la Consellería de Infraestructuras e Vivenda, asciende a 75.000 euros y tiene como objeto el pintado de 8 pasos de cebra, tres de ellos se configurarán como elevados.

Además están instalándose señales luminosas de advertencia de la situación de los mismos. La actuación también incluye lo rebaje de las aceras para mejorar la accesibilidad, el repintado de toda la travesía y el fresado y reposición de los tramos donde el firme se encuentra deteriorado.

Ovidio Rodeiro recordó que cuándo finalicen las obras se procederá a la formalización de la transferencia de titularidad de esta travesía, que se está tramitando. «A partir diera momento, apuntó el delegado territorial, será el ayuntamiento la administración responsable de la vía y le corresponderá la regulación de la instalación de las terrazas».

El Gobierno gallego continúa a trabajar en el objetivo prioritario de conservar la red viaria autonómica en óptimas condiciones con el fin de incrementar la seguridad viaria y proporcionar a los usuarios unas vías cómodas que mejoren su calidad de vida, potenciando el desarrollo económico y social de los municipios gallegos.

La Consellería de Infraestructuras está realizando importantes esfuerzos en materia de conservación de carreteras, con actuaciones que no sólo se limitan a las tareas comunes de conservación, sino que además se complementan con obras de conservación extraordinarias.

Publicidad