Compartir
Publicidad

La conselleira de Infraestructuras y Vivienda, Ethel Vázquez, junto con la alcaldesa de Melide, Dalia García, supervisó hoy la obras de mejora y reposición de servicios en la AC-840, que avanzan a buen ritmo por lo que se adelantará la finalización a finales de este año, tras la inversión de más de 250.000 euros. Vázquez Mourelle indicó que el objetivo del proyecto es minimizar, tanto en importancia como en frecuencia, los episodios de inundaciones que se producen en esta zona del casco urbano que atraviesa la carretera, donde el terreno está muy bajo.

La actuación tendrá lugar sobre los caudales que llegan a la red de pluviales desde distintas calles, para reducir la cantidad de agua que alcanza finalmente esta zona urbana, minimizando así la problemática derivada de la topografía del terreno y de la configuración actual de la red.

Atendiendo a la solicitud del Ayuntamiento, también se procederá al cegado de los pozos de registro de pluviales y residuales, para evitar el ruido que producen al paso del tráfico. La conselleira añadió que a este refuerzo de la seguridad viaria y también contribuirá la mejora del firme prevista para próximas semanas en esta carretera, y que con una inversión de 60.000 euros, beneficiará a los municipios de Melide y Boimorto.

Recordó que en junio quedaron finalizados los trabajos de la travesía de Melide, en la que se ampliaron aceras, se hicieron mejoras nos cruces y se reforzó la señalización para hacer más visibles los pasos de cebra, incrementando así la seguridad de vecinos y usuarios que transitan o cruzan esta vía. Concretó que se está valorando, además, extender esta actuación a otros pasos de cebra en el próximo año 2019.

Esta actuación se enmarca en la estrategia para la eliminación de los trechos de concentración de accidentes de la Xunta para tener eliminados los 52 tramos de concentración de accidentes existentes en la red viaria autonómica en esta legislatura.

La responsable de Infraestructuras hizo hincapié en que el Gobierno gallego está invirtiendo unos 360.000 euros para mantener en buenas condiciones a red viaria de la Xunta a su paso por Melide, promoviendo un entorno urbano más seguro, que redundará en mayor calidad de vida para los vecinos.

Publicidad