Compartir
Publicidad

La conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, visitó ayer el municipio de Santiso, un ayuntamiento con gran vocación ganadera. Prueba de ello es que los pagos de la PAC que perciben sus vecinos representan más del 40% del presupuesto municipal. En concreto, en el 2017 sus ganaderos y agricultores recibieron más de un millón de euros correspondientes con la PAC, repartido entre 181 solicitudes.

«Esto es una muestra del importante que son los fondos europeos para nuestro territorio y por eso trabajaremos por mantener el presupuesto comunitario de la PAC 2020», señaló la conselleira. Lo hizo durante una visita a la explotación de vacuno de leche Loureiro Varela, una cooperativa de dos socios que contó con aportaciones de la Consellería do Medio Rural en varias ocasiones, la última en 2017 cuando fue beneficiaría de ayudas por la incorporación de una joven y por un plan de mejora que pretendía modernizar la explotación.

En concreto, comprarán una ordeñadora y una encamadora, además de construir una fosa y un almacén para hacer más competitiva la granja. En total recibirán más de 70.000 euros de estas ayudas cofinanciadas con el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

En este sentido la conselleira destacó la apuesta de los ganaderos gallegos por expandir sus explotaciones y hacerlas rentables a través de la incorporación de miembros, sobre todo jóvenes y mujeres, y por mejorar la sus infraestructuras, muchas veces a través de la fusión con otras granjas para así reducir los costes. «De este modo se garantiza la viabilidad frente esas pequeñas explotaciones sin relevo generacional», indicó la titular de Medio Rural.

Solidaridad

Durante su visita, Ángeles Vázquez agradeció la actitud de estos empresarios, ya que trabajan por mejorar y mantener al día su proyecto. Además, destacó especialmente su solidaridad ya que tras la ola de fuegos de octubre los titulares de esta explotación junto a otros ganaderos de Santiso donaron paja a compañeros que lo precisaban.

«Si por algo se distingue el rural gallego es por la solidaridad y se demostró el pasado año cuando ganaderos de distintos lugares que no se conocían entre sí se ayudaron», declaró la conselleira y puso de ejemplo el caso de Santiso, donde un grupo de vecinos se unieron y enviaron silo y hierba seco la otros lugares de Galicia. «Hicieron un esfuerzo a su costa para que no peligraran otras explotaciones y hay que poner en valor esta solidaridad», insistió.

La ganadería Loureiro Varela es una explotación de dos socios con un censo de 88 bovinos, 56 mayores de 24 meses, 24 con edad entre seis y 24 meses y ocho menores de seis meses. Son miembros de la Asociación de Defensa Sanitaria Ganadera Galicia centro, lo que implica mayores garantías y exigencias para su producto.

Publicidad