Compartir
Publicidad

El vecindario de Lousame recuperó 1.610 kilos de textil usado durante el primer semestre de 2019, más o menos la misma cifra que el semestre el año anterior (1.662 kilos). Son datos de Humana, Fundación Pueblo para Pueblo, organización que promueve la protección del medio ambiente a través de la reutilización del textil, llevando a cabo programas de apoyo local en España y programas de cooperación en África, América Latina y Asia.

Las cifras registradas entre enero y junio equivalen a 3.300 prendas recuperadas por el vecindario lousamián y que Humana reintroducirá en el mercado a través de la reutilización y el reciclaje. Unas prendas que proceden de los contenedores de Humana, emplazados en la plaza del Ayuntamiento de Lousame y en el entorno de la iglesia de Vilacova, donde los vecinos pueden depositar ropa, calzado, complementos y el textil del hogar que ya no utiliza y a los que se le da una segunda vida. Un servicio de recogida gratuito que también supone un importante apoyo al medio ambiente, pues supone evitar la emisión de 5 toneladas de CO2 a la atmósfera.

«Humana se ha consolidado como un agente de la economía social, la economía verde y la economía circular. Genera recursos, empleo, incide en el ámbito local y promueve el desarrollo en el entorno más cercano», asegura Darío Gómez, responsable de la Fundación en Galicia, que añade: «a nivel social, nuestros programas tanto en España como en el Hemisferio Sur involucran a decenas de miles de personas, cuyas condiciones de vida mejoran gracias a los recursos obtenidos con la valorización del residuo textil que permiten financiar dichos proyectos».

A mayores, el Ayuntamiento de Lousame firmó en febrero de 2018 un convenio de colaboración con Cáritas para la instalación de tres container destinados a la recogida de textil, calzado y complementos donados por los vecinos y vecinas del municipio. Estos container, serigrafiados con el logotipo de Cáritas y con capacidad para 250 kilos de textil, están instalados en los entornos de los atrios de las iglesias de Fruíme y de Vilacoba, así como en el entorno del cruce del Sanguiñal.

Publicidad