Más de 700 personas participaron esta finde en la fiesta del Día del Niño de Frades

623
0
Compartir
Publicidad

Más de setecientas vecinos de Frades y de municipios de la contorna, abarrotaron la piscina municipal de Papucín este fin de semana durante la celebración de la décima edición del Día del Niño. El tiempo acompañó durante toda la jornada, lo que animó a muchas familias a acercarse hasta la piscina municipal. De hecho, a pesar de que este año la piscina estrenaba más plazas de aparcamiento, estas se vieron desbordadas durante toda la tarde.

El calor hizo que los hinchables acuáticos y, sobre todo, la nueva piscina infantil fueran las actividades más demandadas por menores y adultos. Con el paso de la tarde, también fueron ganando en usuarios los hinchables en tierra, sobre todo una divertida versión del toro mecánico/tabla de surf para los más pequeños, así como los divertidos juegos populares de ‘Obradoiro de xogos’, dispuestos al lado de la cafetería de la piscina y que fueron realizados tanto por pequeños como por mayores.

El tren turístico volvió a ser un año más otra de las atracciones más demandadas y no dejó de dar vueltas por el municipio lleno de personas de todas las edades. Su única parada tuvo lugar a las 18:30 horas, coincidiendo con el espectáculo musical ‘Brinca Vai 2.0’ del músico Paco Nogueiras.

Una actuación compartida por toda la familia, especialmente por los más pequeños que no dejaron de cantar los temas de Nogueira, basados en temas relacionados con nuestra tierra como los nombres de los árboles, el Carnaval, el Apalpador…

Al finalizar la actuación, todos repusieron fuerzas con una merienda cortesía de la iniciativa de la Xunta de Galicia ‘Ponlle as pilas ao teu bocata’, en la que los pequeños elegían el bocadillo que querían entre diversos ingrediente: atún, queso, pimientos, olivas, sardinas, tomate, mejillones… El ayuntamiento de Frades aportó con cada ‘bocata’ un agua y una bolsa de ‘lambonadas’.

Paralelamente, en la zona se instaló el stand de la campaña ‘Galicia recicla’, puesto en marcha por la Consellería de Medio Ambiente y que concienció a los pequeños sobre la importancia del reciclaje. Además, todos los que se acercaron llevaron una bolsa de tela o un vaso de regalo. La fiesta se cerró cerca de las ocho de la noche con la tradicional Fiesta de la Espuma.

Publicidad