Compartir

Agentes del grupo ERPOL de la Policía Autonómica, en colaboración con el Servicio de Guardacostas de Galicia, acaban de requisar más de una tonelada y media de erizo en una operación contra el furtivismo realizada en las rías de Ares y Ferrol, que supuso también la identificación y citación como investigadas de 17 personas como presuntas autoras de delitos contra la flora y la fauna. El producto intervenido ascendería a un valor medio de 10.500 euros en lonja.

Los dispositivos se realizaron el pasado 25 de enero y el 19 y el 20 de febrero en las zonas de As Mirandas (Ares) y Punta Roiba y Covas (Ferrol). Hasta allí se desplazaba un grupo de personas procedentes de A Coruña para extraer, de forma furtiva, erizos.

El erizo extraído era después trasladado en vehículos particulares, sin garantías de salubridad ni trazabilidad alimentaria del producto y sin respetar la cadena de frío que garantiza su correcta conservación. Cuando no se dispone de las mínimas garantías de higiene, el alimento puede comenzar a deteriorarse y degradarse, con lo que aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria.

Los hechos fueron trasladados a los juzgados de la ciudad de Ferrol.