Compartir
Publicidad

Cerca de 300 participantes recrearon un año más en Santiago de Compostela los carnavales gallegos en el tradicional desfile de verano organizado por la Xunta de Galicia en las calles del casco viejo en el que pudieron mostrar la autenticidad, variedad y riqueza de esta tradición.

Esta iniciativa promocional, impulsada por la Consellería de Cultura e Turismo, contó con la asistencia de la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, que acudió al inicio de la quinta edición de este Desfile dos Entroidos en la plaza del Obradoiro. Desde allí partieron los representantes de hasta 14 carnavales diferentes de las cuatro provincias, con sus personajes, ante centenares de gallegos y visitantes.

En la edición de este año participaron carnavales reconocidos como fiesta de Interés Turístico como lo de Xinzo de Limia, con los pantallas, que se estrenaban en este desfile siendo el primer año que participan en Santiago tras el reconocimiento de Interés Turístico Internacional.

También participaron representantes de Verín, con los cigarrones, que cuenta con la declaración como fiesta de Interés Turístico Nacional, mientras que otros siete son de Interés Turístico de Galicia. Se trata de Viana do Bolo, con los boteiros y folións; Cobres, con las madamas y galanes; los Xenerais da Ulla (que abarca nueve ayuntamientos del entorno de la capital gallega: A Estrada, Boqueixón, Padrón, Santiago de Compostela, Silleda, Teo, Touro, Vedra y Vila de Cruces); y Vilariño de Conso, con los boteiros.

También acudieron ocho carnavales invitados especiales en esta ocasión: el Entroido Ribeirao de Chantada, con los volantes; las Bonitas de Sande (Cartelle), los Vellaróns de Riós, los Vergalleiros de Sarreaus, los Galos da Mezquita (A Merca) y el Entroido de San Mamede (Paderne), así como el Carnaval de Lobios y el de Entrimo.

Turismo desestacionalizado

La Xunta ha organizado en los últimos años esta promoción, con el objetivo de dar a conocer y poner en valor una de las riquezas del patrimonio etnográfico de la Comunidad y mostrar a los millares de turistas la variedad de esta genuina tradición, animándolos a conocerla en invierno.

Se impulsa así aquellos valores que mejor identifican a Galicia, entre los que se encuentran los carnavales por su autenticidad y se trabaja para recibir viajeros durante todo el año, haciendo que la temporada media y baja sea cada vez más importante.

Publicidad