Se saltan la orden de confinamiento para pescar truchas y lamprea en los ríos Lambre, Anllóns y Tea

275
0
Compartir
Publicidad

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda inició esta misma semana la tramitación de tres expedientes sancionadores por saltarse la Orden de confinamiento, que establece el Real Decreto 463/2020, para ir a practicar la pesca deportiva en varios ríos gallegos. Hace falta recordar que el contenido del RD de 14 de marzo, por lel que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19 restringe la movilidad, por lo que la práctica de la pesca deportiva no está permitida y permanece suspendida.

Al mismo tiempo, los agentes medio ambientales de la Xunta de Galicia están incluidos entre los Servicios Esencias, establecidos por la Xunta de Galicia, y habilitados para apoyar las tareas de control y cumplimiento del confinamiento. En ese sentido, en colaboración con el Seprona, esta semana presentaron tres denuncias por localizar a tres personas saltándose el confinamiento.

En la provincia de A Coruña, los agentes detectaron en la jornada del día 6 a una persona en las cercanías del río Lambre, en el Ayuntamiento de Irixoa. El denunciado no presentaba licencia de pesca, poseía tres ejemplares de trucha común que no respetaban la talla mínima y varios artefactos prohibidos para la pesca.

En la jornada del pasado Jueves Santo, día 9 de abril, los agentes dieron el alto a una persona que pretendía pescar en el área recreativa de Barís con una caña montada con cucharilla, en el Ayuntamiento de Carballo. El denunciado no poseía ejemplares procedentes de la pesca, en el momento en el que fue avistado.

Por último, en esa misma jornada –en la madrugada del Jueves para el Viernes Santo, pero en la provincia de Pontevedra, los agentes de Medio Ambiente y del Seprona sorprendieron a un furtivo pescando en una estacada dedicada a la pesca de la lamprea en el río Tea, a su paso por el Ayuntamiento de Salvaterra.

En el momento de la pesquisa, el furtivo tenía cuatro ejemplares, que fueron decomisados y entregados a un centro benéfico para su consumo, tal y como regula la normativa de pesca fluvial. En este caso, el ciudadano será denunciado por pescar cuando la pesca fluvial está suspendida, según las normas de la Xunta de Galicia dispuestas frente al Covid-19, y por incumplir la orden de confinamiento establecida en las disposiciones estatales frente a la pandemia.

Publicidad