Un pescador encuentra una ‘la virgen’ en el río Sar, en Santiago

435
0
Compartir
Publicidad

El conselleiro de Cultura e Turismo, Román Rodríguez, y el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, acompañados por responsables de la Asociación para a Defensa do Patrimonio Cultural Galego  (APATRIGAL) y del responsable del hallazgo, supervisaron esta mañana el comienzo del trabajo de recuperación de una talla de bulto redondo que representa una Virgen sedente con ángeles. La escultura fue trasladada en el día de ayer al Museo das Peregrinacións de Santiago, donde será depositada y estudiada en profundidad para determinar su valor patrimonial.

El titular de Cultura agradeció la estrecha colaboración y la diligencia en el proceder de APATRIGAL, mediadora en este caso entre la persona responsable del hallazgo, un particular que estaba practicando la pesca deportiva en la zona, y la Administración autonómica. La pieza se encontraba en el lecho del río Sar, en un tramo con poco caudal situado en la parroquia de Conxo.

Hipótesis iniciales alrededor de la pieza

Provisionalmente, los especialistas consultados explican que la obra, realizada en granito, podría encuadrarse en el estilo gótico gallego. La escultura está tallada en cuatro de sus cinco caras y representa a una virgen entronizada con el Niño. A ambos lados de la virgen, en sus hombros, surgen dos ángeles (putti) y, si bien están bastante desgastados, se aprecia el rostro y la mano de cada uno de ellos sujetando algún objeto o el propio manto de la Virgen.

GALERÍA DE FOTOS: Haz clic sobre las imágenes para ampliarlas

Los investigadores señalan que se pueda tratar de una talla suspendida, que se situaría ensamblada en una pared, quedando en su práctica totalidad al aire. Esta posibilidad viene reforzada por la decoración que presenta la pieza en la base, describiendo una flor de cuatro pétalos central y hojas entrelazadas, que no tendría sentido si estuviera apoyada en otra estructura. Se observa que tanto la cara de la Virgen como la cabeza del niño desaparecieron. Probablemente, por un impacto antiguo teniendo en cuenta el desgaste de los bordes de las aristas de la rotura hecho con el objeto de desacralizar la pieza.

Publicidad