Compartir
Publicidad

La lucha contra el furtivismo en los ríos también se libra lejos de sus aguas. Axentes medioambientais de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda interceptaron especies piscícolas continentales procedentes de la pesca deportiva recreativa, cuya venta está prohibida.

Gracias a una inspección hecha en un restaurante de la comarca de Tabeirós los axentes del Distrito XVI detectaron ejemplares de trucha común (Salmo trutta) y el propietario denunciado se exponen a una infracción tipificada como muy grave, en la Ley 2/2021, de 8 de enero, de pesca continental de Galicia, cuyas sanciones oscilan entre los 25.000 y los 150.000 euros.

Los efectivos medioambientales se identificaron ante el dueño del establecimiento, al que se le informó del motivo de la inspección y se le indicó que se procedía a la revisión de las neveras y congeladores.

En uno de los refrigeradores, en el compartimento de congelador, aparecieron cuatro truchas, de las cuales tres de ellas no cumplían con las dimensiones mínimas generales de captura (19 cm).

Los Axentes medioambientais procedieron al decomiso de los ejemplares, al levantamiento de un acta de inspección y también redactaron el correspondiente oficio de denuncia dejándole copias al dueño del restaurante.

Publicidad